INVOCANDO LOS PODERES CELESTIALES

Grant Von Harrison. La siguiente cita del Elder Bruce R. McConkie se refiere a un proceso que cada miembro de la Iglesia debe conocer a fondo. Refiriéndose al proceso de la oración, nos exhorta a que “aprendamos cómo orar osada y eficazmente, no sólo de palabra sino también con el espíritu, y con poder, para que invoquemos los poderes del cielo sobre nosotros.”
Los poderes celestiales son muy reales y pueden influir dramáticamente en el curso de los acontecimientos de la vida de una persona. En nuestra relación con Dios, la idea “poderes del cielo” se refiere a cualquier influencia o poder (inspiración, don del espíritu, poder del sacerdocio, etc.) que sea gobernado por Dios y que opere a beneficio nuestro.
A fin de alcanzar nuestro máximo potencial en esta vida, debemos aprender a invocar los poderes celestiales. Ningún grado de conocimiento o habilidad puede compensar la ausencia de los poderes del cielo en nuestra vida. Con la ayuda de estos poderes, uno puede tener éxito en esta existencia mortal a pesar de las flaquezas personales porque, literalmente, los poderes del cielo compensan las debilidades humanas.