ENSEÑAD DILIGENTEMENTE

BOYD K. PACKER
.
Para llegar a apreciar este libro en su total magnitud, hay ciertos detalles que el lector debe conocer en cuanto a su autor.
El élder Packer nació el 10 de septiembre de 1924 en Brigham City, Utah, siendo el décimo en una familia de once hijos. El hecho de que por él aguardaba una considerable cantidad de hermanos en la familia de Ira y Emma Jensen Packer dotó a su vida de un significado por demás particular. Los que conocemos la familia Packer podemos atestiguar que pocas son tan unidas como ella.
De su padre heredó su prodigioso intelecto y gran sentido del humor. De su encantadora madre recibió el legado de una maravillosa espiritualidad. Ella le enseñó lecciones sumamente simples, como por ejemplo: si uno vive una vida justa y ora a menudo, tiene el derecho de ser guiado por el Espíritu. Quienes nos honramos con su amistad sabemos que él asimiló bien esa lección.
Desde muy jovencito aprendió a amar a la naturaleza, por la que sigue sintiendo un apego muy especial. Su amor por los animales es enorme, particularmente por los pájaros. A pocos pasos de un gran ventanal de su casa podemos encontrar un comedero para perdices y faisanes durante el invierno, y otro más pequeño para colibríes en la época de verano. El conoce el nombre y los hábitos de todos los pájaros que habitan la zona próxima a su casa. No es para nada inusual que señale a un halcón en pleno vuelo y comente: "Ese es un azor. Me doy cuenta por sus alas tan estilizadas y por su largo plumaje".
En su hogar nunca han faltado las clases más comunes de animales, como perros, conejos, caballos, gallinas, patos y en una época también gatos, aunque ya no más, puesto que no se llevan muy hien que digamos con los pájaros, y prefiere a estos últimos en lugar de los gatos.
El élder Packer es también un gran pintor. Que bueno sería que el lector pudiera, aunque más no fuera, echar una mirada al interior de su hogar. Sus trabajos, evidentes en cada habitación, ponen de manifiesto su amor hacia todo lo hermoso, lo bueno y lo de buen gusto. Entre sus talentos cuenta el de tallador de madera, pintor y dibujante, moldeador y escultor, y disecador de pájaros. A modo de referencia, él es autor de la pintura en la portada de las ilustraciones de este libro.
El élder Packer tiene un inmensurable poder de concentración y capacidad para el trabajo. Termina rápido todo lo que se propone hacer. Cuenta con una prodigiosa aptitud mental y un potencial ilimitado.