LA EXPIACION DEL SALVADOR

El Hermano W. Cleon Skousen fue un famoso discursante de temas del evangelio. Su tema favorito, por cierto, fue la expiación de Jesucristo, tema que él comprendió gracias a su presidente de misión, el apóstol John A. Widtsoe, uno de los más reconocidos líderes de la historia de la Iglesia de Jesucristo.
Este discurso fue primeramente presentado, por invitación del Presidente Mike Glauser, ante aproximadamente 180 misioneros en la Misión de Atlanta Georgia en Noviembre 2 y 3 de 2000. Las horas de la mañana se pasaron cubriendo la estructura básica de esta presentación. Las horas de la tarde se pasaron respondiendo las preguntas.

Los Bloques de Construcción del Universo
Una de las cosas gratificantes de ir a una misión es la oportunidad de poder realmente aprender del evangelio. Y lo aprendemos en dos niveles. El primer nivel es lo que Pablo le llama el nivel de la LECHE del aprendizaje del evangelio los que son los requisitos actuales del evangelio para guiarnos a la presencia de Nuestro Padre, por ejemplo, fe, arrepentimiento, bautismo, el Don del Espíritu Santo, obedecer los mandamientos y perdurar hasta el final. Claro que no minimizamos la importancia sagrada del nivel de la LECHE porque dice en términos simples qué deben hacer para alcanzar el Reino Celestial.
El segundo nivel es lo que Pablo llamó el nivel de la CARNE lo cual explica el porqué de cómo cada principio del evangelio es esencial y CÓMO trabaja. Entonces la LECHE es el QUÉ del evangelio. La CARNE es el porqué y el cómo. La diferencia entre la leche y la carne están muy claras en las escrituras. Aquí esta de cómo Pablo distinguió entre estos dos niveles del estudio del Evangelio. El dijo:
“Os di de beber leche, y no vianda; porque aun no erais capaces, ni sois capaces todavía.” (1 Corintios 3:2)
Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que os vuelva a enseñar cuales son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. Por lo tanto (”NO” de acuerdo con José Smith) dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, VAMOS ADELANTE A LA PERFECCION; no (repetidamente) echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios. (Hebreos 5:12-14 y 6:1)

LEER MAS O DESCARGAR