PROCURA OBTENER MI PALABRA



.
El Señor ha instado a cada miembro de la Iglesia a que procure obtener su palabra. Aun antes de la restauración de la Iglesia, en mayo de 1829, el Señor le habló a Hyrum Smith de la siguiente manera: "No intentes declarar mi palabra, sino primero procura obtenerla, y entonces será desatada tu lengua; luego, si lo deseas, tendrás mi Espíritu y mi palabra, sí, el poder de Dios
para convencer a los nombres" (D. y C. 11:21).
Ese consejo se aplica a todo poseedor del sacerdocio; de ahí el tema "procura obtener mi palabra". Al unirnos para extender una invitación a todos a venir a Cristo y cumplir con la misión de la Iglesia, resulta necesario que todos obtengamos su palabra a fin de ser guiados por el sendero que conduce a la perfección y poder contar con la dirección de su Espíritu.