JOSE SMITH UN VERDADERO PROFETA DE DIOS

DUANE S. CROWTHER
Dios Habla con Profetas en la Actualidad¿Hay una necesidad de profetas en el mundo hoy día, y estarían aquí? Diferentes iglesias tienen diferentes respuestas a esa pregunta importante. Para los Católicos y Protestantes, la respuesta es "No." Pero miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días creen que la respuesta es "Si," y mantienen que fueron llamados por Dios en nuestro día para guiar su iglesia. La primera mitad de este libro examina la base escrita por esa creencia. Habla del carácter eterno de Dios, y muestra que Él ministró a su pueblo en el Antiguo, así como el Nuevo Testamento. También muestra profecías bíblicas de profetas que ministrarán en los últimos días, y da razones por qué la iglesia hoy debe de ser dirijida por profetas. Además, muestra que la existencia y la aceptación de profetas es un test por lo cual uno puede identificar la iglesia verdadera de Cristo hoy. Las escrituras muestran que la autoridad sacerdotal es necesario para poder hacer ordenanzas que Dios acepta—ordenanzas esenciales para la salvación.José Smith Un Verdadero Profeta de DiosLa otra mitad de este libro trata de un profeta en particular, José Smith. Muchas profecías interesantes y cosas históricas se encuentran en esta sección, mostrando que José Smith era verdaderamente un profeta llamado de Dios. También testificando de José, esta sección presenta muchas profecías hechas por él, explicándolas, y mostrando como se cumplieron literalmente. José predijo los actos de sus semejantes, profetizó de guerras y acontecimientos políticos, hasta que .profetizó de un gran fenómeno natural. La inmigración de los santos al oeste fué predijo, y sus profecías de su propio martirio son examinados en detalle. Esta sección también da resumen de muchas de sus contribuciones, y nota ejemplos donde Dios reveló a otros que José era su profeta.Este libro ofrece testigo sólido, a todos los que lo lean con buen cHscerairniento, que profetas existen hoy día, y que son necesarios, y que José Smith ciertamente era el profeta de Dios que restauró Su Iglesia en estos, los últimos días.