DEJA QUE LA VIRTUD ENGALANE TUS PENSAMIENTOS

El matrimonio entre el hombre y la mujer es fundamental en el plan de felicidad de nuestro Padre Celestial. La intimidad física es un aspecto sagrado de la relación conyugal que permite que los hijos nazcan dentro de una familia y hace que la relación conyugal se fortalezca más durante la vida.
El adversario intenta frustrar el plan de felicidad del Señor al proponer que el único objetivo de la intimidad física es la satisfacción personal. La pornografía fomenta esa idea destructiva y egoísta; la pornografía muestra o describe el cuerpo humano o la conducta sexual de una manera que despierta sentimientos sensuales. Se puede encontrar en materiales impresos (incluso en novelas románticas), en fotografías, en películas, en imágenes electrónicas, en videojuegos, en salas de chateo de internet, en conversaciones telefónicas eróticas, en la música o en cualquier otro medio. La pornografía es una herramienta del adversario.
A medida que aprenda y aplique el Evangelio de Jesucristo en su vida, usted tendrá la capacidad de resistir al adversario. Si "deja que la virtud engalane [sus] pensamientos incesantemente" (D. y C. 121:45), aumentará su conocimiento, su fortaleza y su capacidad. Podrá recibir la imagen de Dios en el rostro y nacer espiritualmente de Él (Alma 5:14).
.