APRENDIZAJE SUD

ALGUIEN ha dicho que el hogar es la fragua del alma. Cuando el hombre se enfrenta con los problemas de la vida, aun teniendo ya el apoyo de la experiencia propia o el abrigo de la madurez moral, frecuentemente sus pensamientos se remontan a los momentos aquellos en que obtuvo sus primeros conocimientos del manantial generoso del hogar.

Lo que la patria es para el soldado, el hogar lo es para el hijo. Todos los actos de aquél son inspirados por la patria que defiende o que está preparándose para defender. En sus momentos de bravura, sólo le guian su bandera, su país y sus compatriotas. Y aun cuando el desaliento o el miedo humano le acongojan, es siempre su patria la que hace renacer su ánimo y sus esperanzas.

LEER MAS