PREPARACION MISIONAL

El presidente Gordon B. Hinckley enseñó que “la misión de la Iglesia es la de salvar almas: Es enseñar el Evangelio a quienes estén dispuestos a escuchar, dondequiera que estén… No existe una obra mayor ni más importante, ni hay una obra más imperiosa que ésta, la cual el Dios del cielo nos ha concedido la responsabilidad de llevar adelante”.
Usted se está preparando para aceptar una responsabilidad concedida por Dios. La obra que realizará será el cumplimiento del mandato dado por el Señor de “hacer discípulos a todas las naciones”. Su objetivo como misionero es “Invitar a las personas a venir a Cristo a fin de que reciban el Evangelio restaurado mediante la fe en Jesucristo y Su expiación, el arrepentimiento, el bautismo, la recepción del don del Espíritu Santo y el perseverar hasta el fin”.
Cada capítulo de este manual para el alumno está organizado para ayudarle a usted, futuro misionero, a desarrollar atributos cristianos y a enseñar las doctrinas y los principios del Evangelio restaurado mediante el poder y la autoridad de Dios. Algunos capítulos también le ayudarán a familiarizarse con la conducta personal y misional, así como con la organización básica de la misión.