PROGRAMA MISIONAL DE ESTUDIO DEL EVANGELIO

"No intentes declarar mi palabra, sino primero procura obtenerla, y entonces será desatada tu lengua; luego, si lo deseas, tendrás mi Espíritu y mi palabra, sí, el poder de Dios para convencer a los hombres" (D. y C. 11:21). Como misionero, usted también debe "obtener la palabra" por medio del estudio del evangelio y de la aplicación de lo que aprenda. Es muy posible que lo más importante que haga para prepararse para enseñar el evangelio sea el estudio de la palabra de Dios. Para estudiar con buenos resultados, debe usted desear aprender y recibir la guía del Espíritu Santo.
Este programa misional de estudio del evangelio le servirá para hacerlo de forma organizada. Todos los días debe estudiar individualmente el evangelio durante una hora.
Rogamos que sea bendecido al estudiar el evangelio y que sienta apego por la palabra del Señor y la aprenda. Esperamos que llegue a sentir el mismo regocijo que Nefi expresa en el siguiente pasaje:
"Porque mi alma se deleita en las escrituras, y mi corazón las medita, y las escribo para la instrucción y el beneficio de mis hijos. "He aquí, mi alma se deleita en las cosas del Señor, y mi corazón medita continuamente las cosas que he visto y oído." (2 Nefi 4:15-16).