HA RESUCITADO.

¡Ha resucitado! Medite en la importancia que tiene el Salvador para toda la humanidad, y para usted en particular, y después comparta las buenas nuevas.