EL CURSO TRAZADO POR LA IGLESIA EN LA EDUCACION

Pocas cosas son dignas de una segunda lectura y raramente conservan esa calidad duradera como para que sean leídas muchas veces y vivan para inspirar a una segunda o tercera generación. El discurso del presidente J. Reuben Clark, "El curso trazado por la Iglesia en la educación", corresponde a este último grupo y ha sido nuevamente publicado para que sus principios fundamentales puedan continuar inspirando y motivando al personal del Sistema Educacional de la Iglesia.
El resumen hecho por el presidente Clark con respecto a las responsabilidades que los maestros tienen para con la Iglesia y su misión para con las necesidades espirituales de los alumnos, es relevante, completo y constituye una fuente de inspiración.
Que esta reimpresión sirva para recordarnos que aunque tal vez se requiera una moral extraordinaria y valor espiritual para aplicarlos, las estacas que enterró el presidente Clark permanecen sólidas y firmes. Tal vez sea tiempo de que todos los que enseñan reexaminen sus rumbos y vean en dónde se encuentran y si los principios axiomáticos y los objetivos bosquejados en "El curso trazado" están siendo plenamente aplicados (o utilizados).