RELATOS Y REFLEXIONES


• Cuentan que un hombre muy rico y orgulloso quería saber qué debía hacer para poder encontrar a Dios. Preguntó a un hombre muy sabio que vivía en las afueras del pueblo y éste le llevó a la montaña, y no le dejó beber agua en dos días.
• Luego le llevó a una naciente en el suelo donde nacía el río que abastecía a todo el pueblo. El sabio le dijo:
• — “Sabes que debes beber agua para sobrevivir ¿Cómo tomarías de esta agua en este momento?”
• El hombre se arrodilló y bajando su cabeza bebió del agua que brotaba del suelo. El hombre sabio le dijo:
• — “Es exactamente lo que debes hacer para encontrar a Dios: Dejar de lado tu orgullo, reconocer tu necesidad, arrodillarte e incluso humillarte hasta llegar al suelo.
• Era la única forma de beber el agua que le salvaría. Así mismo para salvar tu alma debes arrodillarte, reconocer que sin Dios no tienes salvación y humillarte… tu recompensa… será poder beber del agua, el agua viva que salvará tu vida”.
• “… Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;
• “mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamas; sino que el agua que yo le daré será en el una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4:13-14).
• Leer más  El agua viva para saciar la sed espiritual