ESCRITURAS SUD (Mosíah 4:30)


• El adversario procura influir en nosotros, tanto para que utilicemos de manera incorrecta nuestro cuerpo como para que no le demos la importancia que tiene. Es importante que reconozcamos estos dos métodos de ataque y que los rechacemos.

• Cuando cualquiera de los hijos de nuestro Padre Celestial hace uso indebido de su tabernáculo físico al violar la ley de castidad, al consumir drogas o substancias adictivas, al desfigurarse y deformarse a sí mismo, o cuando adora el ídolo falso de la apariencia física, ya sea la propia o la de los demás, Satanás se llena de alegría. Para aquellos de nosotros que conocemos el plan de salvación y lo comprendemos, cualquier tipo de profanación del cuerpo es una rebelión y un rechazo de nuestra verdadera identidad como hijos e hijas de Dios.

• Ahora bien, hermanos y hermanas, no me sería posible decirles todas las formas en que podrían hacer uso incorrecto de su cuerpo, “porque hay varios modos y medios, tantos que no puedo enumerarlos”. Ustedes saben lo que está bien y lo que está mal, y tienen la responsabilidad individual de aprender por ustedes mismos “tanto por el estudio como por la fe” las cosas que deben y que no deben hacer y las razones doctrinales de por qué deben o no deben hacerlas. Testifico que a medida que deseen aprender, “[cuidándose] a [ustedes] mismos, y [sus] pensamientos, y [sus] palabras y [sus] obras, y si… [observan] los mandamientos de Dios… [y] [perseveran] en la fe de lo que [han] oído concerniente a la venida de nuestro Señor, aun hasta el fin de [sus] vidas”, recibirán luz espiritual y serán protegidos. Y de conformidad con su fidelidad y diligencia, tendrán el poder de discernir la decepción y rechazar los ataques del adversario cuando él los tiente a utilizar indebidamente su cuerpo físico.
• Leer más http://wp.me/p5Kxxp-1Sa