CRISTO EN AMERICA

El Gran Dios Blanco fue una realidadpor Mark E. Petersen del Consejo de los Doce
.
¡El Gran Dios Blanco de la antigua América vive aún! Hoy sobre­sale como una realidad inexpugnable en los descubrimientos y docu­mentos de arqueólogos e historiadores. El misterio que por tanto tiempo» cubrió como un velo las enigmáticas tradiciones de Jos natura­les, cede ahora el paso a la investigación moderna y a documentos recién descubiertos, pero de fecha antiquísima, los cuales permiten una consideración ampliamente extensa de esta divinidad y sus obras en el hemisferio occidental.
¡Existió tal Dios!
Efectivamente vino al hemisferio americano mucho antes de la época de Colón.
Enseñó su religión verdadera a los antiguos, resucitó a algunos de sus muertos, sanó a muchos de sus enfermos, les enseñó nuevos métodos más productivos de agricultura y estableció un gobierno de igualdad y paz.
Llegó repentinamente en una manera sobrenatural, y en igual forma partió. Para los antiguos era el Creador, venido a la tierra en forma corporal.
¿Quién puede dudar de la evidencia que ahora se ha acumulado tan copiosamente?
Nadie puede negar con éxito que fue una divinidad cristiana. Son muchos los que hoy admiten sin reparo que sus enseñanzas fueron análogas a las de la Biblia; y es un hecho reconocido, basado en las Escrituras y bien documentado por narraciones históricas subsiguien­tes, que prometió volver en una segunda venida.
La tradición de un Dios Blanco en la América antigua se ha pre­servado a través de generaciones de indios desde Chile hasta Alaska, y significativamente ha persistido en igual manera entre los poline­sios desde Hawai hasta la Nueva Zelanda.