UN MENSAJE....

CUANDO los hombres pecan, deben sujetarse a ciertas leyes a fin de obtener el perdón de esos pecados; Sabemos que Satanás tentó a Adán, y que éste cedió a la tentación, y que medíante ese pecado recibió la muerte espiritual, que significa estar alejado de la presencia del Señor. Había sólo una manera en que podía volver nuevamente a la presencia de Dios, y era mediante una regeneración espiritual; de un estado de muerte espiritual, a un estado de vida espiritual.

El Señor le envió un ángel a Adán para revelarle el plan de redención mediante el cual podría regresar de nuevo a la presencia del Padre, y de esta manera se le reveló la misión de Jesucristo como nuestro Redentor. De este modo, el Señor ha provisto para todos los hombres.— mediante la fe, el arrepentimiento, las aguas del bautismo y el don del Espíritu Santo—una regeneración espiritual, mediante la cual pueden regresar de nuevo a su presencia. Todos los hijos de Adán heredaron todos estos estados de muerte, y todos aquellos que llegan a la edad de responsabilidad son alejados de la presencia de Dios, o participan de la muerte espiritual, a menos que sean redimidos de ella mediante la obediencia a los principios del evangelio.