UN MENSAJE....

Muy acertadamente se ha declarado que la "salvación es un asunto de familia ... y que la unidad familiar es la organización más importante en tiempo o eternidad."
En gran parte, la Iglesia fue creada para ayudar a la familia, y mucho después de que la Iglesia haya efectuado su misión, el orden patriarcal celestial continuará funcionando. Esta es la razón por la que el presidente Joseph F. Smith dijo: "El ser un buen padre o una buena madre es de más importancia que el ser un gran general o un sobresaliente estadista. . . .", y el presidente McKay agregó: "Cuando alguien antepone los negocios o el placer a su hogar, desde ese momento empieza la degradación del alma de esa persona."
El adversario sabe que "el hogar es el lugar principal y el más eficaz para que los niños aprendan las lecciones de la vida: la verdad, el honor, la virtud, el autodominio, el valor de la educación, del trabajo honrado y el propósito y privilegio de la vida. Nada hay que pueda reemplazar al hogar en la educación e instrucción de los hijos, y ningún otro éxito puede compensar el fracaso en el hogar" (Presidente David O. McKay).

Los padres son directamente responsables de criar bien a sus hijos y esta responsabilidad no se puede delegar con seguridad a los parientes, amigos, vecinos, la escuela, la Iglesia ni el estado.

Dios nos bendiga para fortalecer a nuestras familias, evitando los designios astutos del adversario y siguiendo los caminos nobles del Señor, a fin de que en el debido tiempo podamos informarle a nuestro Padre Celestial en su hogar celestial, que todos estamos ahí, padre, madre, hermana y hermano, quienes se estiman mutuamente. Cada silla está ocupada, todos estamos de nuevo en el hogar
(por Ezra Taft Benson)