EVOLUCIÓN Y EL ORIGEN DE ADÁN.

Por Keith H. Meservy
Profesor asociado de escrituras antiguas.
Universidad Brighan Young.

A menudo se ha dicho que la iglesia no tiene doctrina concerniente a la evolución orgánica. Esto quiere decir que no tenemos revelación que explique que tales cosas como las formas de vida en los estratos de la tierra, los dinosaurios, los restos esqueléticos de seres parecidos a los hombres, la analogía de los antecedentes embriológicos, y esos aspectos del comportamiento humano y de otras formas similares de vida. Por otra parte, se debe decir que la iglesia si tiene una doctrina sobre el hombre y su origen que está basada en las escrituras según las interpretan los profetas vivientes. Al hacer su declaración formal en 1909 sobre la posición de la Iglesia referente al origen del hombre, la primera presidencia dijo algo que me gustaría usar como prefacio a mis observaciones. "Al presentar la siguiente declaración, no estamos conscientes de exponer nada esencialmente nuevo; ni tampoco es nuestro deseo el hacerlo. Lo que queremos presentar es la verdad, y la verdad -verdad eterna- es fundamentalmente antigua. Todo lo que trataremos aquí es enunciar la actitud original de la iglesia relativa a este asunto".

Es importante para nosotros ser precisos acerca de los orígenes, porque en los orígenes anticipamos resultados. Creo que las siguientes ideas representan claramente las enseñanzas de la iglesia sobre el hombre.

1.- Creemos que como el hombre ahora es, Dios fue una vez, y que el gran secreto acerca de Dios es que el es un hombre glorificado. Por lo tanto, la forma de un hombre existió mucho antes que hubiera un hombre para cultivar esta tierra.
2. - Creemos que el gran secreto acerca del hombre es que dios es su padre, en cuya imagen él es creado; en consecuencia, como dios es ahora, el hombre puede llegar a ser.
3.- Creemos que la inteligencia del hombre, la parte que lo identifica a él como un individuo, siempre ha existido no fue creada, ella, junto con dios; no tuvo principio. En opinión de José Smith, pensar de otro modo rebaja al hombre.
4.- Creemos que por un proceso de procreación la inteligencia del hombre recibió un cuerpo espiritual de unos divinos padre y madre celestiales.
5.- Creemos que por un proceso de procreación su cuerpo espiritual recibió un cuerpo físico de un padre y madre terrenales.
6.- Creemos que este cuerpo físico será resucitado con la misma forma que tenía en esta vida no se perderá ni un cabello de la cabeza, perpetuando así en las eternidades la forma del cuerpo mortal.

LEER MAS O DESCARGAR