EL ADMINISTRAR ADECUADAMENTE

El cometido de los líderes y de los maestros del Sistema Educativo de la Iglesia es vivir el Evangelio, enseñar eficazmente y administrar adecuadamente. Cada aspecto de esta responsabilidad es esencial para satisfacer el propósito de la educación religiosa. Aun cuando la enseñanza es la función principal de las personas dentro del SEI, el administrar adecuadamente es una parte fundamental de toda asignación. El élder Gordon B. Hinckley, expresó la relación que existe entre la enseñanza y el liderazgo cuando declaró:
“La enseñanza eficaz es la esencia misma del liderazgo en la Iglesia”
El propósito de este manual es hacer hincapié en los principios esenciales del Evangelio para cumplir con la responsabilidad de administrar en forma adecuada. La administración eficaz dentro del SEI se gobierna por principios correctos. El élder Boyd K. Packer, explicó: “...los principios del Evangelio rigen cada aspecto de la administración de la Iglesia”
Los principios del Evangelio son inalterables y se aplican en circunstancias diferentes. Por su propia naturaleza, los principios verdaderos amplían los conceptos y establecen las expectativas de lo que es el desempeño ideal. Los principios que figuran en este manual son normas por medio de las cuales los líderes y los maestros del SEI evalúan su desarrollo personal y su progreso profesional. Todos los que trabajan en la administración del SEI deben evaluar periódicamente su capacidad y mejorarla, no importa cuánta experiencia tengan. La influencia del Espíritu Santo es imprescindible al tratar de emular el ejemplo perfecto del Salvador.
Este manual se divide en dos secciones: La primera sección trata sobre los principios básicos de la administración y la segunda hace hincapié en las aptitudes administrativas fundamentales. Aun cuando no todos los principios y las técnicas administrativas se detallan en este manual, las que se tratan se consideran esenciales para el cumplimiento de la responsabilidad de administrar en forma adecuada.