ESCRITURAS SUD (1 Corintios 3:17)


• Consideraremos nuestro cuerpo como un templo que nos pertenece; no lo profanaremos ni lo destruiremos en ninguna manera y controlaremos nuestra dieta, además de hacer ejercicio para tener un buen estado físico.
• ¿No debería prestarse la misma atención a la salud espiritual?. Así como la fortaleza espiritual requiere ejercitación, la fortaleza espiritual requiere esfuerzo. Entre los ejercicios espirituales más importantes esta la oración, que genera armonía con Dios y un deseo de guardar Sus mandamientos. La oración es la clave de la sabiduría, de la virtud y de la humildad.