UN ERUDITO EXAMINA LAS EVIDENCIAS PARA EL LIBRO DE MORMÓN.

POR DANIEL C. PETERSON
PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE BRIGHAM YOUNG.

Hoy deseo hablar con ustedes acerca de algunas de las evidencias del Libro de Mormón. Pienso que la evidencia principal del Libro de Mormón siempre será lo que siempre ha sido: Principalmente el testimonio espiritual que la gente recibe cuando ora sinceramente y con fe acerca del Libro de Mormón. Pero hay otras cosas que pueden ser dichas acerca del libro, y deseo hablar acerca de algunas de las evidencias más recientes y de los interesantes desarrollos eruditos sobre el Libro de Mormón. Me parece también que el Libro de Mormón es una de las principales evidencias, tal vez junto con el templo, del llamamiento profético de José Smith. Ahora mismo hay muchas cosas que están ocurriendo en los estudios del Libro de Mormón que pienso que son de interés, o que deberían ser de interés a los miembros de la iglesia y a los que están investigando ésta.
Un factor que debe ser mencionado desde el principio respecto al Libro de Mormón es que la existencia del libro es algo asombroso. La pura rapidez con que fue producido es un milagro. Probablemente muchos ya saben que fue producido en un poco más de dos meses. Bueno, para algunas personas puede que eso no sea tan impresionante como en realidad lo es. Hace pocos años, fui invitado a preparar un libro para una empresa que necesitaba un libro sobre el Cercano Oriente. Lo querían bastante rápido; de hecho, lo querían sorprendentemente rápido. Les pregunté cuanto tiempo tendría para producir el libro si aceptaba la oferta y me dijeron que un poco más de dos meses. Así que, lo acepté. Una de las razones por la que lo acepté fue para ver si en realidad podía hacerlo. Bueno, lo hice. Produje un libro de cerca de 140,000 palabras en un poco más de dos meses. Yo estaba muy satisfecho, y otra gente comentó que escribí muy rápido, etcétera.
Fue hasta entonces cuando empecé a pensar. El Libro de Mormón tiene cerca de 250,000 palabras, y fue producido en casi el mismo tiempo. Pero recuerden que fue dictado sin ninguna revisión. Yo tenía un procesador de palabras y una computadora muy sofisticada que puede transferir cosas de un lado a otro, y tenía bastante tiempo trabajando en esto, ya que este tema particular de estudios del Cercano Oriente es mi especialidad. José Smith dictó el Libro de Mormón, nunca hizo cambios serios, y en el mismo período de tiempo produjo un libro más grande, y que yo diría es mucho más impresionante que el mío. Algunos dirán, "A, sí, simplemente se le rebozó su imaginación". Los desafío a que produzcan un libro como ese. La misma existencia del libro, producido bajo las circunstancias en que se hizo es algo asombroso, especialmente considerando que los hombres involucrados no eran muy educados. José Smith tenía muy poca educación. Él siempre se sentía muy incómodo con su habilidad y capacidad para escribir. Debido a que tenía vergüenza, él siempre prefería dictar a un escribano. Algunos de sus propios escritos

DESCARGAR